Nuestros boomerangs

PACK espuma 1 (3 boomerangs) - Boomerang bipala de espuma 6mm (24x10) - Boomerang tripala de espuma 6mm (26x26) - Boomerang tripala mini de espuma 6mm (21x21) - Vuelo 10-15 metros - Apto para lanzadores a partir de 4 años - Facilísimos de lanzar, ideales para niños - Para usar con mano derecha

Boomerangs de larga distancia

Sus vuelos son espectaculares, los puedes perder de vista en el horizonte y verlos volver durante bastantes segundos; son unos boomerangs muy difíciles de hacer y ajustar y necesitas un espacio muy grande para lanzarlos, a ser posible de varias veces la distancia de vuelo del boomerang.

En los boomerangs de larga distancia se juntan tres factores que los hacen especiales tanto en su vuelo como en su forma de lanzarlos:

1º Su forma: suele ser bastante asimétrica, con una pala, la de ataque más larga que la otra (forma de gancho), con esto conseguimos desplazar el centro de gravedad del boomerang hacia esta pala y que ésta conduzca al boomerang en su trayectoria más lejos. Actualmente la mayoría de boomerangs utilizados en competición tienen estas formas aunque puede haberlos más simétricos.

2º Están lastrados: sobre todo en la pala de ataque, con ésto aparte de darle más peso desplazamos más el centro de gravedad, con lo que conseguiremos más distancia.

3º El rebaje de sus palas: están rebajadas tanto por la cara superior, como por la inferior, pues con el rebaje inferior del ángulo de fuga también conseguimos que el boomerang vuelva más tarde.

Con todo esto conseguimos un boomerang que irá muy lejos comprometiéndose a veces el retorno, esto nos llevará también a una forma diferente de lanzarlo, en la que lo lanzaremos menos grados desviado respecto a la dirección del viento y más horizontal de lo que lanzamos normalmente el boomerang normal, describiéndonos una trayectoria más elíptica y longitudinal.

Esta trayectoria que suele realizar el boomerang hace que en el retorno sea muy difícil de atrapar, pues durante la fase de vuelta suele bajar mucho y después tiende a elevarse un poco, viniendo recto hacia nosotros y sobrepasándonos con bastante velocidad. De hecho en las competiciones no se atrapa, sino que tiene que pasar dentro de una raya marcada desde donde hemos lanzado (ver reglas de competición).